• Categorías

  • Partición herencia por contrato privado y albacea

    Exposición de Heredium Abogados de la Sentencia de Tribunal Supremo 921/2008 respecto un caso poco corriente en el que parte de la herencia fue repartida entre los coherederos al margen del contador partidor y elevado a escritura pública, y el resto de la herencia sí que fue repartida por la figura del contador partidor.


    En el testamento realizado por el causante, deja estipulado un contador partidor para que se encargue del reparto de sus bienes entre sus dos hijos y su marido.


    Tanto los hijos como el marido realizan una partición de los bienes mediante un contrato privado sin la intervención del contador partidor designado por la causante.


    Sin embargo, en ese reparto de bienes no incluyen una cuenta corriente que la fallecida tenía en Francia.


    A la hora de repartirse el dinero que había en la cuenta, el padre y el hijo recurren al contador partidor, que procede al reparto, todo ello sin la aprobación de la hermana, que se opone a ello.


    Por ello la hermana interpone una denuncia en el Juzgado de Primera Instancia alegando que mediante escritura pública se realizó la partición de la herencia de su madre por los coherederos de la misma sin intervención de contador partidor de forma consensuada. Posteriormente, los otros coherederos, su padre y su hermano, otorgaron escritura pública de complemento o adición a la primera partición, con el pretexto de que en ella se omitió el depósito de una cantidad de dinero en un banco francés y que estaba a nombre de los dos padres y del hermano. En esta escritura se omitió su intervención y en su lugar se solicitó y obtuvo la ratificación de lo hecho por el contador partidor designado en el testamento.


    Se omitió su intervención porque según recogió en la escritura pública, ella no lo consentiría al estar en un pleito con los otorgantes en Francia.


    Entiende que la primera partición hecha sin la intervención del contador partidor implica una renuncia a su intervención, por lo que éste no podía ratificar la partición del depósito ni adicionar nada a la partición contractual.


    El Juzgado de Primera Instancia estimó la demanda al entender que la intervención del contador partidor como sustituto del consentimiento de la demandante supuso una calificación sobre la titularidad del depósito, aún con el total rechazo de ésta, y esta facultad no está permitida por la ley.

    La Audiencia, en grado de apelación desestimó el recurso contra la sentencia al entender que el nombramiento de albacea se ha extinguido al haber quedado vacío de contenido y sin funciones al haberse ejecutado por los herederos de común acuerdo las funciones de liquidación y adjudicación de los bienes hereditarios que al mismo correspondían, sin que sea posible la rehabilitación posterior en el nombramiento y funciones del mismo al ir dicha actuación contra los propios actos.


    Contra la sentencia de la Audiencia se presentó recurso de casación ante el Tribunal Supremo.


    Primero alegaba infracción del artículo 1258 del Código Civil al entender que no se cumplió la voluntad del testador ya que éste nombró al albacea y la sentencia recurrida revoca dicha encomienda.


    Este motivo fue desestimado ya que la demanda no niega la eficacia de la voluntad testadora y la validez en la designación del contador partidor, sino que declara que éste no puede partir un bien de la herencia cuando anteriormente todos los coherederos han acordado por unanimidad prescindir de él y realizar una partición contractual.


    El segundo motivo del recurso es la infracción de los artículo 1057 y 1058 del Código Civil ya que alegan que no hay precepto ni jurisprudencia que diga que no puede haber un reparto contractual de una parte de la herencia por los herederos sin intervención del contador partidor, dejando para éste el reparto de todo en lo que no se pusiesen de acuerdo.


    Este motivo se estima.


    El tercer motivo alegado es la infracción del artículo 675 del Codigo Civil al asegurar que en el testamento no se determinan las cuotas sino que la testadora delegó en el contador partidor para que las estableciera.


    Este motivo se desestima ya que no fue alegado ante la Audiencia Provincial, por lo que no se puede recurrir ante el Tribunal Supremo.


    El cuarto motivo se desestima por la misma razón del tercero.


    El quinto motivo dice que se infringió el artículo 1138 del Código Civil que impone que a falta de acuerdo entre cómo repartir una prestación divisible, esta deberá ser repartida en partes iguales.


    Se desestima por su relevante extravagancia, pues la sentencia recurrida no impuso ningún criterio para la división entre los titulares.



    Con ello, la estimación del motivo segundo del recurso lleva a casación y por lo tanto anulación de la sentencia recurrida y la revocación de la de primera instancia que se apeló.


    Jurisprudencia:


    • STS de 20 de Junio de 1955

    • STS de 18 de Diciembre de 1958

    Compartir en
  • Herencias internacionales