• Categorías

  • Explicación partición herencia

    Blog de Heredium Abogados en el que explicamos en que consiste la partición de la herencia, sus formas. Además explicaremos jurisprudencia relacionada con el tema.

     

    La partición de la herencia consiste en repartir los bienes del causante (el fallecido) entre los herederos de forma que a cada uno obtendrá la cuota que le corresponda.

     

    Para realizar la partición primero habrá que ver quienes tienen derecho a heredar, para lo que habrá que acudir al testamento en caso de haberlo, y una vez se sepa quienes tienen derecho, habrá que tener en cuenta si todas las personas con derecho quieren aceptar la herencia, ya que en caso de que alguna persona no la acepte su parte se repartirá entre los otros herederos en proporción a lo que les toca en el reparto original.

     

    Hay tres tipos de partición de la herencia:

     

    • Voluntaria: la que efectúan los herederos de común acuerdo quedando reflejada en documento privado o público (ante notario), siendo ésta última más recomendable. Deberá ser firmado por la totalidad de los herederos.

    • Judicial: cuando los herederos no se ponen de acuerdo deben acudir al Juzgado de Primera Instancia. El Juez nombrará un perito para que forme un cuaderno particional en el que reparte los bienes de la herencia.

    • Por contador partidor: puede ser nombrado en el testamento o dativo, esto es, nombrado por el Juez por solicitud de los herederos. La partición de éste último deberá ser aprobada por el Juez.

     

      La herencia se repartirá según haya indicado el testador en el testamento. De no haber testamento, se repartirá entre los herederos intestados, que son los que reconoce la ley, y estos se repartirán los bienes respetando la cuota que la ley les asigna.

      Hay veces en que el testamento sólo indica el porcentaje que correponde a cada heredero. En este caso los herederos se repartirán de forma libre los bienes del haber hereditario respetando dicho porcentaje.

     

     

    Para que la partición sea válida deberá estar firmada por:

     

    • Herederos, ya sean testamentarios o intestados.

    • Cónyuge viudo si tiene derecho de usufructo de toda o parte de la herencia.

    • Legitimatarios que no hayan sido nombrados herederos para recibir lo que les corresponde por la legítima o para renuciar a ella.

    • Legatarios para recibir los legados.

     

    Los legatarios deberán acudir a los herederos una vez hecha la partición para que les sea entregado su legado, salvo que el testamento autorice al legatario a tomar por sí solo posesión del legado.

     

    Los herederos deberán hacer un cuaderno particional con los siguientes apartados:


     

    • Antecedentes: se harán constar las circunstancias personales y familiares del difunto y los datos del testamento o, en defecto de éste, de la declaración judicial o notarial de herederos intestados.

    • Inventario del activo y del pasivo: Valor de los bienes y derechos integrantes del activo y deudas integrantes del pasivo.

    • Liquidación de la herencia: Se determina el valor neto de a masa hereditaria. Valor de la cuota correspondiente a cada uno de los herederos y, en su caso, el valor de la cuota correspondiente al viudo o la viuda por la liquidación de la sociedad de gananciales.

    • Adjudicaciones que se hagan a cada uno de los interesados.


     

    Para realizar esta partición será necesaria la presentación de los siguientes documentos en la notaría:

    • Testamento o declaración de herederos.

    • Certificado de últimas voluntades.

    • Certificado de defunción del fallecido.

    • Títulos de propiedad del fallecido.

    • Recibo de contribución o cédula parcelaria de los inmuebles.

    • Certificados bancarios que acrediten el dinero en efectivo o las participaciones en fondos o depósitos financieros de cualquier tipo de que era titular el fallecido.

    • Documentos de cualquier tipo de los que resultan las deudas y cargas de la herencia.


     


     

    Los herederos pueden dar a los bienes atribuidos en herencia el valor que decidan, pero a efectos fiscales se tendrá en cuenta el valor que les atribuye la Hacienda Pública.


     

    La herencia a favor de menores puede ser aceptada libremente por sus padres, pero se hará siempre a beneficio de inventario. Para renunciar a la herencia en favor de uno de sus hijos necesitarán autorización judicial, salvo que el hijo tenga 16 años y preste su consentimiento.


     

    El incapacitado judicialmente será representado por su tutor, que podrá aceptarla libremente a beneficio de inventario. Para renunciar o para aceptarla pura necesitará la autorización de un Juez.

    Compartir en
  • Herencias internacionales