• Categorías

  • Acreedores en la partición de la herencia

    Cuando una persona fallece, los acreedores exigirán a los herederos que se hagan cargo de las deudas que el causante de la herencia, es decir, el fallecido, tenía con ellos.

     

    Da igual si dichos acreedores estaban reconocidos en el testamento, están reconocidos por los herederos o hay una sentencia judicial que los reconozca como tal.

     

    Cuando una persona acepta una herencia, acepta con ella también las deudas del causante. Por ello, los acreedores podrán ir contra su masa patrimonial.

     

    Si el heredero ha aceptado la herencia tendrá que responder con su patrimonio, pudiendo llegar a perder más de lo que heredó. Esto se puede evitar aceptando la herencia " a beneficio de inventario".

     

    Con esta figura lo que se consigue es que en caso de deudas, el máximo que los acreedores pueden exigir a cada heredero llega a lo que ha heredado, con lo que el heredero se asegura de este modo que sus bienes personales no disminuyan como consecuencia de haber aceptado la herencia.

     

    Los acreedores no tienen por qué exigir el pago a todos los coherederos, puede dirigirse contra uno sólo. Después este tendrá que reclamar a los demás coherederos que le den la parte proporcional que le toque a cada uno.

     

     

     

    Compartir en
  • Herencias internacionales